arquitectura, disseny, i més
menu

Ayer pude visitar, finalmente, la exposición de los proyectos presentados a concurso para la Habilitación Parcial de la sede del CTAV, que se puede ver en la misma sede.

Y desde aquí me gustaría felicitar públicamente a Amelia Perea, Álex Etxeberria y Eduardo Landia por ganar el concurso y por la calidad de su proyecto En el patio del Colegio”. Felicitémonos también todos los colegiados por la selección que hemos hecho.

Creo, sinceramente, que hemos escogido el mejor pryecto presentado a concurso. Y lo creo porque es un proyecto resuelto con sencillez (que no simplicidad) y que abre el colegio al público general invitándolo a entrar y disfrutar del espacio exterior del patio.

La organización del concurso, sin embargo, no ha sido tan ideal.

En primer lugar, como colegiado del propio CTAV, creo que es insultante hacernos pagar una tasa de inscripción, independientemente de la cantidad de la misma o las contraprestaciones que nos ofrezca. Si nosotros mismos nos obligamos a pagar para trabajar, ¿que ejemplo estamos dando? ¿Con qué legitimidad podemos pedir después una compensación económica justa por nuestro trabajo si nuestro propio colegio no lo hace?

Por otra parte, tanto el CTAV como el COACV y satélites (hna, arquia, etc…) parecen estar sufriendo un proceso de relocalización que el concurso no ha tenido en cuenta. Hubiera sido mucho más interesante proponer un concurso que al menos pudiera prever el uso del edificio anejo a la sede (que es del colegio) conjuntamente con el que ya está en uso y tratarlo todo de manera integral aunque ahora se ejecutara sólo el acceso y el patio.

Este mismo edificio del colegio está en un estado de conservación dudoso, y debería ser obligación del colegio actuar con ejemplaridad con él. No podemos ir pregonando que hay que mantener los edificios y que la rehabilitación es el futuro y no hacer nada de esto en nuestra propia casa.

Si, ya sé que los recursos de que disponemos son escasos, pero añadir una visión global del conjunto al concurso demostraría al menos una predisposición, y no iríamos haciendo pequeñas reformas sin un objetivo mas amplio y claro.

imagen propiedad de “CTAV

Esta es (de momento) la última colaboración que hemos tenido el placer de desarrollar bajo la dirección del “Mestre valencià d’arquitectura” Antonio Escario. Se trata del proyecto para un nuevo edificio departamental en el campus de Elx presentado a concurso.

Partiendo de planteamientos racionalistas, se propone un proyecto funcional y flexible que se adaptará a los diferentes usos (y seguros cambios de uso posteriores) y que ofrece un potente y agradable patio central que refuerza el concepto universitario de encuentro y espacio de diálogo y reunión.

Del maestro (propio y ya universal) Antonio Escario cabe decir ya bien poco, un breve recorrido visual por su obra (Torre Ripalda (o La Pagoda), Hotel Bali, La Nau, Tesorerias Seg. Social de València y Sevilla, Parc Científic U.V. y un largo etcétera) es suficiente. Tan sólo puedo agradecerle la posibilidad de haber trabajado y aprendido con él durante estos últimos años y los que vendrán.

La propiedad intelectual de las imágenes corresponde a Escario Arquitectos S.A.P.