arquitectura, disseny, i més
menu

El primer beneficio, y más evidente, es que un técnico cualificado en edificación visita el edificio en cuestión y realiza una revisión del estado del edificio.

No podemos destacar bastante la importancia de este hecho. A menudo se habitan edificios que ya han cumplido los 50 años (incluso el centenar) y nunca han sido revisados por técnico alguno. Si tenemos en cuenta que la EHE (Instrucción para el hormigón estructural) fija la vida útil del edificio entre los 50 y los 100 años podemos estar haciendo la primera revisión cuando la vida útil de nuestra propiedad empieza a agotarse.

Esto supone un riesgo importante para la construcción y para los habitantes, dado que puede haber una degradación, observable o no por la propiedad, que degenere en un colapso o daños propios y a terceros.

Con la obtención del IEE.cv regularizamos legalmente el estado del edificio. Esto puede ser especialmente importante para las aseguradoras, dado que un edificio bien conservado (certificado por técnico competente) puede ser más económico de asegurar. Y llegado el momento de cubrir un daño propio o a terceros todavía está por ver cómo responden las aseguradoras cuando un edificio sobrepasa los 50 años y no ha cumplido con la revisión correspondiente.

El IEE.cv proporciona también el Certificado de Eficiencia Energética del Edificio. Éste incluye todas las viviendas contenidas en el mismo y es válido para poder alquilar o vender cualquiera de ellas. No es necesario que cada vivienda tenga su certificado, con el del edificio es suficiente.

A parte de informarnos sobre el estado de conservación de nuestro edificio, de su nivel de accesibilidad actual, y de su eficiencia energética, el Informe de Evaluación del Edificio es el documento que nos abre las puertas a todas las ayudas públicas para conservación y mejora de la accesibilidad y la eficiencia del edificio. Sin registrar el informe no podremos acceder a ninguna ayuda destinada a estos aspectos.

Resumiendo, el IEE.cv revisa el correcto estado de nuestro inmueble, certifica energéticamente todas las viviendas que contiene y es indispensable para acceder a ayudas públicas.

imagen de Joanbanjo (Own work) [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia Commons

Como pasa con tantas otras normas, la ley estatal fija la obligación de pasar esta revisión a un grupo muy concreto de edificaciones; pero la norma autonómica amplia este grupo y lo extiende a un ámbito mucho más amplio.

En le ámbito estatal, la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas fija en su artículo 4 la obligación de obtener el informe a los propietarios de inmuebles ubicados en edificaciones con tipología residencial de vivienda colectiva con una antigüedad superior a 50 años, en el término máximo de cinco años de acuerdo con el calendario de la disposición transitoria primera.

Esto fija esta obligación efectivamente para bloques de viviendas a partir de sus 55 años.

En el mismo artículo también establece este informe como requisito previo indispensable para poder acceder a cualquier ayuda pública destinada a conservación, accesibilidad o eficiencia energética del edficio.

Pero en la Comunitat Valenciana, Llei 5/2014, de 25 de juliol, d’Ordenació del Territori, Urbanisme i Paisatge de la Comunitat Valenciana (LOTUP) amplia su ámbito de aplicación a toda edificación catalogada o de antigüedad superior a cincuenta años en su artículo 180.

Así, en la Comunitat Valenciana están obligados a ser revisados todos los edificios, no sólo los bloques de vivienda, que tengan 50 años o más, o estén catalogados. También suprime los 5 años de gracia que daba la ley estatal de forma que la obligación es efectiva de inmediato.

Si eres propietario de un edificio construido antes de 1965, o de uno protegido, o quieres acceder a ayudas públicas para mejoras, debe pasar el IEE.cv.

imagen de Panarria (Own work) [CC BY-SA 3.0 or GFDL], via Wikimedia Commons

El nuevo Informe de Evaluación del Edificio de la Comunitat Valenciana (IEE.cv de ahora en adelante) es una revisión que deben pasar los edificios para asegurarse de su estado de conservación. De forma análoga a la ITV de los vehículos, es obligatorio pasar la revisión del edificio al cumplir este 50 años, y debe ser repetida cada 10 años.

También es requisito indispensable para solicitar cualquier tipo de ayuda o subvención oficial destinada a conservación, eficiencia energética, o mejora de la accesibilidad; independientemente de la edad del edificio.

Estas revisiones deben ser ejecutadas por técnicos competentes en edificación (como es nuestro caso), y el informe resultante debe ser registrado en la autoridad autonómica competente.

El IEE.cv consta de tres partes:

1.- Informe de CONSERVACIÓN del edificio, que recoge los desperfectos y patologías visibles en la edificación y su posible causa, y recomienda si son necesarias acciones de reparación o rehabilitación.
2.- Evaluación de las condiciones de ACCESIBILIDAD universal de los elementos comunes de la edificación, y relación de las mejoras razonables susceptibles de ejecutar en el edificio.
3.- Incluye también CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA del Edificio, que evalúa las características del edificio para proporcionar un dato estimado de su consumo energético.

Y esto es, de forma muy resumida, el nuevo IEE.cv.

imagen de Cinthya novas (Own work) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons