arquitectura, disseny, i més
menu

Como ya hemos comentado antes, nuestro trabajo tiene el objetivo de transformar la realidad en que vivimos imaginando y construyendo edificios. Y es, en parte, responsabilidad nuestra decidir en que dirección queremos transformarla. ¿Cómo podemos hacer una arquitectura responsable? ¿Qué pasos podemos dar? ¿Dónde fijarnos?

A título personal yo me he fijado tres ámbitos y objetivos que observar:

1.- La arquitectura debe ser responsable consigo misma.

No podemos olvidar que lo que hacemos es arquitectura. Así, el primer paso es respetar la arquitectura. ¿Respetar la arquitectura? Si. En primer lugar la que ya existe, aquella que nos precede i sobre la que podemos estar actuando; también la que nos envuelve y será vecina de nuestros proyectos: proyectemos con el entorno y aquello que ya existe. En segundo término, la arquitectura proyectada debe ser buena arquitectura, bien diseñada, construida, y utilizada. El objetivo debe ser una arquitectura hecha (y utilizada) con racionalidad y sencillez, que optimice recursos y tenga vocación de perdurar.

2.- La arquitectura es para ser habitada.

Y es el individuo en primer lugar y la sociedad en su conjunto quien lo hará. Debe generar, por tanto, espacios útiles, cómodos, confortables, y saludables para el ser humano. Pero no podemos olvidar que el ser humano vive en sociedad y esta también se ve afectada por lo que proyectamos. Así, la buena arquitectura debería ser accesible, inclusiva y no discriminatoria, y tratar de mejorar la sociedad en cualquier forma posible. Podemos generar espacios de relación, denunciar aquello que no nos guste (y imaginar espacios para que lo pueda hacer cualquiera), promover un estilo de vida… Transformemos la sociedad con nuestros proyectos.

3.- La arquitectura tiene que ser sostenible.

No la podemos imaginar de otra forma. Los recursos de que disponemos son finitos y debemos utilizar-los con medida. Ni los espacios que ocupamos, ni la energía consumida, ni los recursos naturales y paisajísticos en torno a la implantación, construcción, y vida útil puedes escapar a ser tenidos en cuenta cuando proyectemos.

Entiendo que es muy difícil cumplir con todos los objetivos propuestos. La mayoría de veces no está a nuestro alcance, ni depende exclusivamente de nosotros. Lo que sí podemos hacer es tratar de tener estos planteamientos en mente cada vez que nos enfrentemos a un reto técnico o creativo.

Tal vez no podamos llevarlos a cabo todos, pero el sólo proceso de hacerlos entrar en la ecuación seguro que mejorará nuestros proyectos y, por tanto, la realidad que transforman.

imatge: “The Architect’s Dream” de Thomas Cole, [Domini públic]